motivacion

Tenemos la posibilidad de elegir

Existe un elemento importante para la creación de lo que uno quiere y para querer lo que uno crea en la vida. Se llama “congruencia”.

La congruencia se basa en tener nuestras creencias, valores, deseos, comportamientos y estados (mentales, emocionales, físicos, espirituales, etc.) de tal forma que todos ellos estén fluyendo y vayan en la misma dirección. Una dirección que ha elegido cuidadosamente para usted frente a la dirección que otros han establecido.

Elección

Y trate de no equivocarse en este sentido, que bien puede encontrarse en movimiento hacia una dirección que cuidadosamente ha elegido o quizás se está moviendo en una dirección impuesta por otras personas, que si bien pueden ser intencionadas, son impuestas.

Para desarrollar esto, por supuesto, se requiere tener unas bases o cimientos con las habilidades necesarias. Se necesita habilidad para volar un avión, para construir una relación satisfactoria con su pareja, para tener una buena relación con un cliente o con sus colegas de trabajo, para influir en sus hijos de manera útil, para mantenerse saludable, para aumentar sus ingresos, sólo por nombrar algunas de las más importantes en la vida.

Usted es capaz de hacer, crear y lograr todo lo que quiera, así crea que ese es el caso o no. Mire a su alrededor y vea quién más ha hecho lo que realmente ha querido hacer. Podemos modelar cualquier persona que deseemos. Y el modelado es en sí una habilidad, una habilidad que se puede aprender. Ahora, mientras que la habilidad es importante, no es el elemento más importante de la creación de lo que quiere y del querer lo que uno ha creado

Lo que impulsa nuestro comportamiento

Por ejemplo, nuestro sistema de creencias en general, que incluye lo que la gente llama “creencias” y “valores” impulsará nuestros comportamientos a medida que construimos nuestra vida. Así que la pregunta es, ¿desde qué creencias y valores nos será útil operar, teniendo en cuenta la vida que queremos crear?

Todas las creencias y los valores se aprenden, y se puede instalar cualquier creencia que deseemos y ver lo útil que es o no para nuestras vidas. Si usted no sabe cómo hacer esto, no se preocupe, puede aprender.

Hasta ahora, hemos considerado algunos puntos importantes que le harán más fácil crear lo que quiere y que al mismo tiempo quiera lo que cree. Ahora es entonces importante mencionar los amigos, familiares y seres queridos.

¿Por qué? Porque, la vida está destinada a ser compartida. La vida se hizo para vivirla con los demás. Es más fácil y más dulce crear lo que queremos cuando nos divertimos haciéndolo con otras personas que comparten sus valores y la visión.

Todos podemos aprender unos de otros, y por último están los afortunados que han decidido conscientemente construir una comunidad a la que puedan contribuir y de la que puedan sacar provecho, una comunidad que hará que sea mucho más fácil para ellos crear la vida de sus sueños.

pensamientos tóxicos

Pensamientos indeseados y tóxicos: ¿cómo detenerlos?

Nuestra mente es una máquina que si no funciona a nuestro favor, puede perjudicarnos enormemente. La salud mental es más importante de lo que creemos, ya que si no cuidamos de ella, podemos vernos acabados no sólo a nivel psíquico sino también físico.

Los pensamientos pueden ser de gran ayuda, o pueden convertirse en nuestros peores enemigos. Los famosos ángeles y demonios que representan el bien y el mal, son ejemplos muy claros de cómo nuestra conciencia va oscilando y que puede llegar a tomar caminos que si no detenemos a tiempo, nos llevarán a sitios que no nos hacen nada bien.

Controlar nuestros pensamientos no es una tarea fácil, pero es posible. Hay que hacer un gran trabajo de autocontrol y trabajarlo, como cuando hacemos un ejercicio físico. La mente también necesita un trabajo riguroso, disciplinado y sobre todo ser controlada a tiempo.

Pensamientos indeseados y tóxicosA todos nos ha pasado de encontrarnos pensando en algo que no queremos, que nos hace daño, que no nos aporta nada bueno y pareciera que mientras más intentamos evitarlos, más fuertes se hacen y cuesta sacarlos.

No obstante, eliminar los pensamientos tóxicos e indeseados es posible y con un buen entrenamiento podemos llegar a tomar las riendas de nuestra mente.

Detener el pensamiento

Para conseguir esto necesitas dejar de responder internamente a todas esas preguntas y reflexiones que surgen en tu cabeza. Necesitas detener ese diálogo interior y “mirar para otro lago” ignorándolo. De esta forma se irá solo.

Piensa en el presente

La mayoría de los pensamientos tóxicos se centran en el pasado o en el futuro, casi ninguno de ellos tiene que ver con el momento presente. Por eso, lleva a tu mente al ahora, un ejercicio muy bueno para eso es respirar de forma profunda y consciente, y en seguida podrás volver tus pensamientos a una situación actual.

Ponte activo

Los malos pensamientos surgen casi siempre cuando estamos aburridos, o realizando una actividad que no nos motiva lo suficiente o no requiere de gran concentración. Cuando vengan estos pensamientos busca hacer una actividad que te apasione: deporte, lectura, ver amigos, ir de compras, ve a bailar, al cine, o si estás trabajando, tómate un descanso y cambia tu actividad por unos minutos.

Estimula los sentidos

Esto hará que la mente se concentre más en ese sentido (comer algo, escuchar música, acariciar a tu mascota, etc) y que deje los malos pensamientos en un segundo plano.

psicologia

Presentación

Bienvenidos a esta web especializada en psicología y desarrollo personal.
En ella podrás encontrar principalmente artículos de actualidad o reflexiones sobre el funcionamiento de la psique humana así como las estrategias más adecuadas para desarrollarnos como seres humanos y, de alguna forma, progresar.
Esta web está gestionada por psicólogos especializados en varias disciplinas que irán haciendo sus aportaciones con la mayor frecuencia posible. En estas páginas podréis encontrar información sobre el desarrollo en todas sus áreas. Se tratan temas principalmente de psicología social, evolutiva, motivación, toma de decisiones, psicología aplicada, conductismo, comunicación interpersonal, programación neurolingüística y demás herramientas personales y sociales.